• Elsbeth Lenz Gutiérrez

Juan Manuel del Castillo


La semana pasada me llamó un amigo

que trabaja en en el Banco Interamericano de Desarrollo, para contarme que un paisano iría a trabajar a Washington ahí con él; la realidad es que ni siquiera me llamó la atención, ya que muchos veracruzanos han brillando por aquellas tierras, Raúl Esparza, hijo de don Paco Esparza y Carmen Valencia, que trabajó durante muchos años en la Organización de Estados Americanos; Julio Toy de Coatzacoalcos que trabajó con José Miguel Insulza, también en la OEA; Julio Patiño, hijo del finado magistrado del mismo nombre, con mucha experiencia en el BID y por supuesto Christian de la Medina, que trabaja en una firma de abogados, todos ellos veracruzanos de buena cuna y triunfando como los grandes en Washington.

La verdad que no sentí necesaria la llamada, hasta que me dijo que el veracruzano que iría al organismo internacional y además con un muy buen puesto, actualmente es legislador; un diputado local en estos tiempos, no es que goce de la mejor fama, ya desde ahí arrugué la nariz; encima las opciones con formación académica para aspirar a un puesto en el BID son pocas, Vicente Benítez, quien tiene maestría en la Universidad Pontífica Católica de Chile y Juan Manuel del Castillo, abogado por la Libre de Derecho, y maestro por el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey.

Mi amigo me corroboró finalmente, que el diputado que iría a DC era Juan Manuel del Castillo, cosa que no sería rara, ya que el hombre cuenta con cierta formación, además seguramente en los tiempos de Duarte, se haría de algunos contactos de buen nivel; pero recordemos quien es y de donde salió Juan Manuel del Castillo, el Flaco llegó con Duarte de Ochoa al Gobierno Estatal, en tiempos de Fidel Herrera; fue durante mucho tiempo secretario particular del adiposo funcionario, además de ser su fiel compinche; el Flaco del Castillo lo acompañó desde la subsecretaría de Administración y Finanzas, hasta la poderosa Secretaría que mas tarde ocuparía el Mano Larga y desde donde construyó su plataforma política para convertirse en Gobernador de Veracruz.

Una vez que dio inicio la campaña de Duarte de Ochoa al Gobierno del Estado, del Castillo González fue su coordinador de todo, una vez ganada la gubernatura ambos llegaron a Palacio de Gobierno; Juan Manuel tuvo el privilegio de llegar ahí junto a la oficina de Duarte, a la Secretaría Particular; cuentan los malquerientes que uno de ls primeras acciones del Flaco del Castillo en la secretaría particular fue cambiar la taza del baño de su oficina, así de nice el joven.

Tiempo después, Duarte lo convirtió en poderoso subsecretario de Administración y Finanzas, no se movía una mosca en la Sefiplan, sin que el Flaco del Castillo diera su visto bueno, a ese nivel llegó el poder del hombre, contó alguna vez con la confianza absoluta del Número 1 en Veracruz y la vida le sonreía de modo singular; en aquellos tiempos dorados se casó con una rubiecita muy linda en Córdoba, y todo marchaba sobre ruedas, hasta que la locura frenética del Mano Larga y su finísima consorte, dio al traste con todos los planes del futuro rosa de Juan Manuel.

La verdad que fue de los duartistas más favorecidos, se hizo con una diputación local, con esto no tuvo que entregar y cerrar aquel desastre que ellos llamaron Administración Pública, de no haber sido así Juan Manuel, habría tenido que entregar aquel chiquero en el que dejaron convertida la Secretaría de Finanzas y Planeación; también y no menos importante, Juan Manuel se hizo de fuero para no ser detenido, de no tenerlo hoy estaría haciéndole compañía a su bien amado gordis su cuate y compinche, ese al que seguramente hoy, ya no lo ve con esos ojos de cariño fraterno con que ante lo veía en los años dorados.

Hoy pese a que suena y resuena que irá a trabajar a un organismo internacional en el extranjero, y también lo promocionan para un puesto de medio pelo en el gabinete de Cuitláhuac García, Juan Manuel no duerme porque sabe que en esa discreta amenaza que el Gobernador Yunes Linares fue a dejar en el aire del Congreso Local, tenía nombre y apellido, lo malo es que como el gobernador Yunes no lo dijo, al pobre le mata más la duda que el desengaño; por eso la barriga redonda que trae, esa que no es de comer, sino de la colitis nerviosa, que por lo visto no lo deja ni a sol ni a sombra, del BID nadie sabe si llegará, pero de que no tardando sale encogido en alguna cajuela de algún vehículo, casi que se los firmo queridos míos.

Cosas de la vida y menudencias

Con el anuncio del nombramiento el día de ayer de Ernesto Pérez Astorga como titular de la Secretaría de Desarrollo Económico y Portuario, ahí la lleva el gobernador electo Cuitláhuac García, con su gabinete hasta hoy digno, veremos si así sigue, aún faltan muchos.

Por cierto que acosando ayer en el hotel Diligencias a Cuitláhuac García, estaba ese joven Carlos Uscanga de Movimiento Ciudadano, eterno aspirante a todo y ganador de nada, capaz y ya se la dieron de bodyguard del electo.

Así las cosas queridos míos de momento siguen las lluvias, nos leemos mañana.

politicaenrosa@outlook.com www.lapoliticaenrosa.com @Elsbeth_Lenz

#JuanManueldelCastillo #MiguelÁngelYunes #CuitláhuacGarcíaJiménez