• Elsbeth Lenz Gutiérrez

¿El regreso de Fidel Herrera? ¿Es en serio?


Luego de la sobriedad y el elitismo que vivió el pueblo veracruzano en el periodo de Miguel Alemán Velasco, la llegada de Fidel Herrera Beltrán para muchos, significó la entrada a un mundo del que hasta ese momento habían excluidos; Herrera Beltrán mucho más populachero que el otro, a todo mundo saludaba, tenía una memoria privilegiada, siempre sabía a quien saludaba y se lo hacía saber; el ex gobernador veracruzano era malísimo, según lo aseguran sus malquerientes, sin embargo ayudó a mucha gente, que aún lo recuerda; decían que tenía la misma capacidad de maldad que de bondad; así que si bien es cierto que su peor error fue habernos dejado a su entenado Duarte de Ochoa, tampoco es que la gente tenga tan malos recuerdos de él, como del entenado.

Herrera Beltrán conformó su gabinete con un grupo muy poco ortodoxo, había de todo, personalidades de la vieja política como Rafael “La Flecha” Murillo, Nicho Pérez Jacome, Pericles Namorado Urrutia y Susana Torres; jóvenes fieles como Carvallo, Lagos y toda esa grey, que ocuparon puestos menores y luego saltaron a la diputación; empresarios que lo apoyaron como Carlos García Méndez, Juan Humberto García; socialités como el doctor Jon Rementería Sempé; académicos y gente mas o menos seria, como Víctor Arredondo, remató con un grupo de menudencias a los que nombró simplemente porque quiso, le dio jugada a todo mundo y salpicó a todos también.

Hubo por supuesto empresarios favoritos, algunos a los que les armó carrera política como David Velasco Chedraui, a quien convirtió en alcalde; y otros muchos a los que favoreció con obras, contratos de prestación de servicios, becas, ayudas etc. Entre los más sonados están unos gasolineros de Coatepec que tenían el cabello del mismo color, de ellos nunca se escuchó hablar más; también Gilberto Bravo Torra de Veracruz; unos constructores de Poza Rica, que son hermanos, siempre andan juntos y hasta se visten igual; a muchos los agarró de tontos, les dio contratos pagaderos en cómodas dificultades, que nunca liquidó; de la Tesorería ni hablar, con Fidel fue que empezó el desastre, al hombre le dio por traerla en la cartera, ahí mismo con tarjetitas firmadas, palomeadas y demás, hacía licitaciones, adjudicaciones directas, pagaba anticipos, estimaciones y hasta le daba a la señora para la maquina de tortillas, al señor pa’ el burro muerto, a la muchacha para el carrito de hot dogs y un sinfín de cosas más.

Hubo un joven al que Fidel distinguió con su confianza y podríamos decir que con su cariño Fernando Padilla Farfán, ingeniero civil, oriundo de Poza Rica según creo recordar; lo recuerdo de siempre como dueño de COCEI, que estaba en la calle Diego Leño; en el año 2004 que llegó Fidel Herrera, venía ya con Padilla Farfán, dicen que hizo el 70 por ciento de la obra estatal en los años de bonanza del Estado de Veracruz, con aquellos fondos de los excedentes petroleros, a los que tanto provecho les saco Herrera Beltrán.

En todos lados aparecía Fernando Padilla en aquel entonces soltero, para noviembre de 2005, el joven empresario se casó en fastuosa recepción en Orizaba,con Begoña Ballester, una chica muy guapa, sobrina del Alcalde de Orizaba Juan Manuel Diez Francos, hija de María de Jesús Diez Franco y de Rafael Ballester; los años felices transitaron Fernando y familia, vivían en una casa cerca de Pico de Orizaba por el rumbo de Araucarias, en Xalapa; por aquellos años la empresa de Padilla Farfán, se hizo con el contrato del “Puente Bicentenario”, ese que está en Lázaro Cárdenas y que se tardaron años en acabar, las cosas iban muy bien para COCEI.

Con la llegada de Felipe Calderón a la presidencia, las cosas cambiaron radicalmente, la química entre Calderón y Herrera no fue la mejor, dejaron de fluir aquellos mares de recursos, en la tesorería el desorden financiero se hizo ya insostenible; le debían a todo mundo, fue cosa común que no se pagaran ni las nóminas a tiempo, los compromisos no cumplidos se acumularon y en las oficinas de la SEFIPLAN todos andaba como zopilotes.

Fidelandia terminó 10 minutos antes de colapsar, con la llegada de Javier Duarte de Ochoa todo cambió, también los empresarios favoritos, no se supo mucho de Fernando Padilla, se separó de su primera esposa Begoña y se mudó a Puebla; allá se volvió a casar con Ana Victoria Canovas, la hija de un controversial político nayarita; con quien fue detenido en el año 2014 en un Ferrari F430 Rojo, por conducir a exceso de velocidad en Cholula; también tuvo un desencuentro que fue muy ventilado en medios locales con Guillermo Herrera, en aquel entonces titular de la Secretaría de Infraestructura y Obra Pública; dicen que la Barbie Constructora, hasta a los polis de Bermúdez le echó encima a Padilla, por un conflicto de unos muebles; en estos años Fernando tuvo trabajo en Puebla, Ciudad de México y Chiapas, no solo estuvo involucrado con la construcción, también incursionó en otros ámbitos incluso el editorial; de Fernando Padilla se han dicho muchas cosas, incluso que había órdenes de aprehensión en su contra, al día de hoy no lo han detenido.

Fernando Padilla el pasado sábado celebró en Zimpizahua la Primera Comunión de una de sus hijas con Begoña Ballester, al ágape asistió el gobernador electo Cuitláhuac García Jiménez; Normita Reyna tuvo a bien subir una serie de fotos en sus redes sociales de la fiesta, incluida una foto de Fernando Padilla con Cuitláhuac García; la foto me la hicieron llegar entre el sábado por la noche y el domingo por la mañana, 14 personas a mi teléfono, todos con una serie de conjeturas de que si el regreso de Fidel Herrera, que si con Padilla viene Javier Herrera, que si la obra pública del próximo sexenio la tendrá “concesionada” Fernando; ¡No bueno! teorías para hacer una telenovela para Televisa y un par de series para Netflix y Amazon Prime; la realidad es que podría ser cierta cualquiera de ellas, o podría no ser cierta ninguna, y García Jiménez haber asistido a la pachanga de los Padilla Ballester, con el único compromiso de bailar con los Ángeles Azules; que por cierto tocaron por la noche, ya ven que al electo le refascina eso del bailongo, lo único que si es una realidad, es que los veracruzanos somos rechismosos, la de gente que perdió el tiempo mandándome la foto y armando teorías... me impacta y conste que no plasmé todas las conjeturas de mis queridos amigos y lectores, eso las guardo para un libro.

En fin queridos arrancamos semana, nos leemos mañana.

politicaenrosa@outlook.com www.lapoliticaenrosa.com @Elsbeth_Lenz

#FernandoPadillaFarfán #FidelHerrera #JavierDuarte