• Elsbeth Lenz Gutiérrez

Ayuntamiento xalapeño de mal en peor




Muchos analistas políticos, columnistas y opinares en general, han empezado a vislumbrar ya, las posibles candidaturas municipales para los próximos comicios electorales del 2021, que por cierto están a la vuelta de la esquina, con el lamento garrafal de la pandemia terrible que nos aqueja, que seguramente hará de esas campañas una cosa rara y atípica, ya que los seres humanos, no tenemos ni la más remota idea de cuando es que terminará, si no es que termina antes con nosotros.


Por la Capital del Estado, han empezado ya a asomar la cabeza, todo tipo de personajes al amparo de la oposición, desde exalcaldes priistas, hasta un pobre despistado que anda por la ciudad en franca campaña, regalando en escuelas la misma cubeta de pintura con sus brochas; todos lo ven fácil, ya que el papel del actual alcalde Hipólito Rodríguez Herrero, personaje que aún sin militar en el MORENA, le ha partido la mandarina en gajos al robusto partido en el poder, y es que cada vez que el prófugo de una chinampa abre la boca, es para meterse en problemas y su gestión tampoco es que haya sido del todo afortunada.


Recordarán aquel momento memorable, en el que posterior a su toma de protesta, Rodríguez Herrero tuvo a bien desdeñar a los profesionistas xalapeños, aludiendo que no había ninguno que cumpliera el perfil, que su administración requería; esto lo dijo con la finalidad de justificar a una pandilla de funcionarios de medio pelo, que trajo de Ciudad de México y otras latitudes a pasear, porque recuerdo que muy poco duraron en Xalapa.


Desde entonces y como un hilo de media vieja, el hombre se ha ido de corrido y sin ningún tipo de contención, antes él solito se metía en problemas con sus dichos y gestiones, pero hoy como si de una maldición se tratara, al parecer han llegado refuerzos a ayudarlo a acabar de hundir el barco del Movimiento de Regeneración Nacional en el ayuntamientoM como ocurrió la noche del pasado lunes, en el que como documentó oportunamente el portal Al Calor Político, con una transmisión en vivo, el carismático director de la Policía Municipal, un supuesto heredero del General Francisco Villa, quien ostenta el mismo nombre, cosa que me resulta muy extraña, ya que según recuerdo el verdadero nombre del caudillo fue Doroteo Arango, pero bueno, el tema es que el Francisco Villa de Rodríguez Herrero, casi se ahoga en una cuatrimoto propiedad de la Policía Municipal, en el Paseo de los Lagos.


La transmisión en vivo del popular portal, tuvo miles de espectadores que atónitos veíamos cómo el pobre sujeto bigotón, intentaba sacar la cuatrimoto del lago, todo embadurnado de cualquier cantidad de gamborinbos, que seguro habitan en el popular paseo; el reportero dio fe de lo que estaba ocurriendo, pese a las agresiones por parte de los uniformados, que intentaban ocultarle a la ciudadanía, las cómicas imágenes del jefe chapoteando en tan sucio escenario.


Una verdadera vergüenza, pero más vergüenza debería haberles dado, la increíble estrategia de contención de crisis, que operaron los sesudos asesores de Rodríguez Herero; un boletín en donde culpaban a un inocente policía, que según el autor de tan infantil documento, se habría accidentado en el lago, con motivo de la persecución de un vándalo; lo mejor hubiera sido guardar silencio y aguantar vara, pero ni para eso les da la cabeza, que solo les sirve para el pelo, como podemos observar.


Aún así, las diputadas locales Rosalinda Galindo y Ana Miriam Ferraez, así como la diputada federal Dorheny García Cayetano, sueñan con arrasar en las urnas el próximo año, para llegar a la alcaldía xalapeña; mas les valdría a las tres aguerridas féminas, aliarse en un buen aquelarre, invocar a los vientos, las lluvias y los fuegos, para que el tal Hipólito desaparezca, por que un año mas de imprudencias del prófugo de la chinampa, las va a poner en una terrible desventaja.

Cosas de la vida y menudencias


Se le está juntando la chamba a doña Sofía Martínez Huerta, la popular presidenta del Tribunal Superior de Justicia y del Consejo de la Judicatura, quien luego de tantos meses de pandemia, el día que regrese a sus oficinas, entre el trabajo y la deuda de 43 millones de pesos más intereses, que aún le adeuda al Instituto de Pensiones del Estado de Veracruz, se va a poner su presidencia de terror; porque el cargo viene con obligaciones y deudas, no solo es para acomodar a los amigos y parientes, también hay que trabajar y pagar; mientras tanto en el IPE, sigue sonando la campanilla de los intereses.


En fin mis hermosos, ya miércoles mitad de semana, nos leemos mañana.


Comenten politicaerosa@outlook.com infórmense www.lapoliticaenrosa.com síganme a través de mis redes sociales @Elsbeth_Lenz