• Elsbeth Lenz Gutiérrez

Benditos sean los cambios




Antaño las visitas presidenciales, eran todo un acontecimiento, el Presidente visitaba Veracruz dos o tres veces al año y nada más, venía si acaso a inaugurar infraestructura de importancia, si mal no recuerdo Enrique Peña Nieto, vino por última vez a Veracruz a inaugurar el Biomimic del Inecol, aquel clúster científico de gran relevancia y que hoy seguro ya ni existe; aquello fue la locura, caravanas interminables de vehículos en la antigua carretera Xalapa-Coatepec, pro supuesto que el preciso llegaba en helicóptero y hasta su musiquita le ponían; todos los miembros del gabinete estatal de medio pelo para arriba, acudían con su discurso aprendido de memoria, los que tenían que hablar; nadie pronunciaba palabra alguna, sin el visto bueno de la oficina presidencial, la oficina del gobernador del estado, mandaba el discurso que pronunciaría el primer mandatario estatal y su grey, con semanas de antelación; la oficina de presidencia, mandaba de regreso los escritos con sendas correcciones porque no corrían riesgos con la malas interpretaciones, antes la forma era fondo, eso ya no es.


Hoy nada de eso ocurre más, el presidente Andrés Manuel López Obrador, visitó la semana pasada el sur del estado, Coatzacoalcos y Minatitlán; esta semana vino a Xalapa y a Perote, no inauguró nada, ya que la prioridad de este gobierno son los programas sociales, así que en ambas ocasiones, el presidente vino a supervisar que estos se ejecuten en tiempo y forma; no hubo caravanas de vehículos con rumbo al Lencero, en parte por la pandemia, pero tampoco hay aquel derroche de antaño, el presidente no llegó en helicóptero, tampoco en Tsuru, pero llegó en una camioneta blindada con su staff mas inmediato y san se acabó; a la entrada al recinto había gente el hombre no se detuvo, estando la pandemia como está no era para menos.


El presidente antes venía solo al estado, para no distraer a la concurrencia y ser él, el centro de toda la atención; López Obrador trajo a la niña Albores de la Secretaría del Trabajo y a la señora Sánchez Cordero de la Segob; el Campo Militar, que es donde se llevó a cabo la rueda de prensa, no estaba a atiborrado de comunicadores, a lo sumo 10 reporteros, un par estatales y el resto nacionales, todos afines al régimen, para evitar descalabros eso sí; no hubo acarreados ni nada de eso, supongo yo que por la pandemia y también porque acarrear gente cuesta, hoy con la austeridad y la pandemia tendrían que ser muchísimos camiones y equipo de protección, demasiado gasto.


Y de discursos revisados y aprendidos nada, puesto que el Gobernador Cuitláhuac García Jiménez, al referirse a ese grupo de gobernadores se han agrupado y que no tienen coincidencias con el Gobierno Federal, los calificó de “agrupación golpista” e incluso los señaló de separatistas, ya que según dijo que ese término sería mejor, debido a que don Cuitláhuac García Jiménez, considera que los estados que se han agrupado y diferido de la estrategia que el considera que debe ser nacional, son separatistas; minutos mas tarde, el presidente López Obrador tomó el micrófono y lo corrigió, dijo “Yo no diría que es un agrupamiento golpista, ni siquiera diría con todo respeto, a lo que expresó el gobernador de Veracruz, separatista, porque no están planteando desprenderse de la república mexicana, es un asunto político y en México se vive la democracia”.


¡No queridos míos!, una situación como esa en el México neoliberal y de la mafia del poder, no hubiera ocurrido jamás; el gobernador estatal en presencia del presidente, no externaba sus opiniones, ni siquiera sobre el clima, sin el visto bueno presidencial, ¡Que maravilla queridos míos!, que hoy en día no sea así, que bueno que hoy por hoy, el gobernador de nuestro estado puede decir y expresarse, sin pasar por el filtro nacional; definitivamente hemos sido testigos de que la mafia del poder, al menos dentro de los tres niveles de gobierno ha desaparecido; lo digo porque finalmente entre mafiosos se acogen y se amparan, hoy el presidente López Obrador no amparó los dichos del gobernador García Jiménez, sin embargo el primer mandatario veracruzano, pudo explayar su pensamiento sin censura, ¡Que bueno!.

Cosas de la vida y menudencias


No bueno y doña Karimita con uñas y dientes, en contra de Miguel Ángel Yunes Linares y Jorge Winckler Ortiz, exgobernador y fiscal veracruzanos respectivamente; les cuento que la expresidenta del DIF estatal, ha denunciado a ambos ante la Fiscalía de Verónica Hernández, por los delitos de coacción y amenazas, violación de la intimidad, revelación de secretos, abuso de autoridad, incumplimiento del deber legal y tráfico de influencias, el paquete completo.


A ver si ahora si camina la denuncia, casualmente el presidente Andrés Manuel López Obrador, aludió a Winckler Ortiz en la mañanera de ayer en Xalapa, lo acusó de mantener contubernio con la delincuencia; así que a menear las manos con ese asunto, que de momento el presidente no los ha olvidado.


Así las cosas queridos míos, tiempos de cambios y más vendrán, esperemos que sea para bien, nos leemos mañana.


Comenten politicaerosa@outlook.com infórmense www.lapoliticaenrosa.com síganme a través de is redes sociales @Elsbeth_Lenz