• La política en rosa

Veracruz puerto, un caos


• Siguen los robos; de la Policía Municipal, ni sus luces Nadie sabe dónde está la Policía Municipal de Veracruz. Cuando parecía que el Coronavirus y la falta de control para mantener a la población y a los visitantes a resguardo, los delincuentes siguen haciendo de las suyas en tiempos de pandemia. Y las autoridades, ni sus luces. La seguridad brilla por su ausencia en pleno centro de la ciudad. Hasta el obispo de esta ciudad, Carlos Briseño Arch, se quejó ya de esta situación. Alertó de actos delictivos en diversos puntos de la ciudad, incluso en el centro, donde la ausencia de efectivos deja la puerta abierta a los delincuentes. El prelado levantó la voz, en nombre de la ciudadanía, para pedir “que la autoridad municipal ponga de su parte”. El reclamo dirigido al gobierno municipal refiere a que, cuando era gobernador, Miguel Ángel Yunes le concedió a su hijo Fernando Yunes la municipalización de la corporación policiaca. En noviembre de 2018, realizó la presentación de la Policía Municipal y recibió por parte del gobierno estatal el mando y control de Tránsito y Vialidad en el municipio. En noviembre de 2019, Fernando Yunes realizó la entrega de 4 patrullas equipadas con balizamiento, para lo cual invirtió 3 millones 200 mil pesos, lo que equivale a 800 mil pesos por cada vehículo, a través del Programa de Fortalecimiento para la Seguridad (Fortaseg 2019). Recursos cuyo beneficio no se ve por ningún lado, incluso ahora cuando los atracos no dan tregua. En días pasados, el diputado local Juan Javier Gómez Cazarín acusó al gobierno de Fernando Yunes de indolente, incongruente, irresponsable, omiso y falto de sentido común por no aplicar las indicaciones oficiales ni implementar medidas en lugares concurridos como el mercado de mariscos de Plaza del Mar y poner a la población en riesgo de contagio por COVID 19. Entonces el Presidente de la Jucopo en el Congreso local expresaba su preocupación porque Veracruz, dijo, lamentablemente es el municipio con mayor número de casos sospechosos de esa enfermedad que ha puesto al mundo de cabeza. En el municipio de Veracruz, una omisión tras otra.